miércoles, 16 de noviembre de 2011

Me apetece un poco de locura.

Salgo a la calle, la misma calle de siempre, pero todo me parece distinto.
Voy caminando por la acera, la misma acera de siempre, y sin darme cuenta doy pequeños saltitos de alegría.
Entro a una cafeteria, la misma cafeteria de siempre, y empiezo a tararear mi canción favorita.
Miro alrededor y me doy cuenta de que algo ha cambiado. Las paredes de color vanilla me parecen mas bonitas que nunca. Las sillas que hasta hace poco me parecían incomodas, lo han dejado de ser como por arte de magía.
El camarero se ma acerca y me pregunta:
-¿Qué te pongo, lo de siempre?
-No. Hoy me apetece algo de locura.

2 comentarios:

  1. ajajaj politte, a mi siempre me apatece una pequeña dosis de locura para soportar el cole... ajajajjaja

    ResponderEliminar

Ignorancia

Alguien dijo: No es el más rico el que más tiene, sino el que menos necesita.