sábado, 22 de octubre de 2011

Para que a día de hoy...

Había una vez, hace mucho tiempo, una familia feliz,  formada por el padre, la madre, el abuelo, la abuela, la hija mayor, los dos hijitos, la benjamina de la familia y un perrito.

La madre era muy fuerte y valiente y siempre protegía su familia. Por eso, inventó el coraje, para que al día de hoy, nosotros, podamos defendernos de la gente mala.

El padre, era un explendido cocinero, y en su cocina siempre se distinguía un dulce olor. Por eso, inventó el olfato y todos los demás sentidos, para que al día de hoy, nosotros, podamos percibir los mejores momentos de nuestras vidas.

El abuelo, amaba el arte, y siempre creaba dibujos tan vivos como el del arco iris. Por eso, inventó los colores, para que al día de hoy, nos alegren la mañana.

La abuela, contaba cuentos a cualquiera que se le acercase. Por eso, inventó la imaginación y la creatividad, para que a día de hoy, nosotros, podamos sumergirnos en fantásticas istorias.

La hija mayor, que era muy bella, se casó con un apuesto principe. Por eso, inventó el amor, para que a día de hoy, nosotros encontremos anuestro príncipe azul.

Lo dos hijitos, eran muy alegres, y se pasaban el día riéndose. Por eso, inventaron la diversión, para que a día de hoy, nosotros, podamos tener una enorme sonrisa en la cara.

La hija mas pequeña, era muy generosa y amigable. Por eso, inventó la confianza, para que a día de hoy, nosotros la podamos compartir con los mejores amigos.

El perrito, lo vió todo y nos lo contó ensñándonos que podemos ver muchísimas cosas si habrimos bien los ojos. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ignorancia

Alguien dijo: No es el más rico el que más tiene, sino el que menos necesita.